Las obras y reformas en la Oficina de Farmacia pueden imputarse como “gasto directo”

Galenika.es informa:

Contar con un buen asesor puede suponerle a una Farmacia la diferencia entre ahorrar una buena partida de dinero o no. Pero, ¿dónde se puede evitar pagar más? Según Asefarma, una de las Asesorías de Farmacias líderes de nuestro país y que cuenta con más de 300 boticas como clientes, un ejemplo de ello está en las obras que se lleven a cabo en una Oficina. “Los titulares de Farmacia pueden y deben imputar como gasto directo de su Oficina el coste que les hayan supuesto las obras o reformas llevadas a cabo”, explica Alejandro Briales Casero, Director de Asefarma.

Es más, por si algún farmacéutico tuviese dudas, Asefarma se las despeja con el reconocimiento de esta práctica por parte de una figura como la de Hacienda. “En la consulta vinculante V1121-10, Hacienda reconoce que las mejoras también pueden acogerse a la libertad de amortización, aunque se realicen en inmuebles antiguos”, añade Briales.

Por ello Asefarma especifica que si una farmacia efectúa la inversión en los años 2011, 2012, 2013, 2014 ó 2015, podrá amortizar de golpe dichas mejoras a efectos fiscales, por lo que tendrán el mismo efecto económico que un gasto. “Estas mejoras podrán ser, por ejemplo, la rehabilitación del inmueble, la ampliación del almacén, la redistribución de tabiques, etc. Por ejemplo si hacemos una mejora de 50.000 €, la libertad de amortización le permitirá reducir el pago del IRPF en 15.000 € (suponiendo un tipo medio del 30%)”, finaliza el Director de Asefarma.

fuente: www.noticiasmedicas.es

www.galenika.es

 

CERTIFICADOS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

Deja un comentario